Copyright © 2018
Ossido Comunicación

7,500
Resolved Support Cases In Our Friendly Support Forum
15,000
Happy Customers World Wide since December 2000

¿Qué es el marketing de influencia?


El marketing de influencia lleva ya un tiempo conviviendo con nosotros pero quizá no éramos conscientes del gigante en el que se ha convertido.

 

Si tienes un perfil en las redes sociales, sobre todo en Instagram, estoy segura de que sigues a personas que no conoces personalmente pero con las que te sientes identificado porque publican contenido sobre temas que te interesan como la moda, los viajes, la cocina o el deporte, por ejemplo. Pues bien, ellos son los famosos influencers, son personas que tienen alta relevancia en las redes sociales, normalmente son personas con gancho y carisma, y sobre todo cuentan con muchos seguidores (en algunos casos incluso millones).

 

Existen estudios que demuestran que la gente se inclina más a comprar algo tras la recomendación de alguien, y por esto los influencers se han convertido en un diamante en bruto para las marcas.

 

El marketing de influencia consiste en crear una colaboración entre la marca y estos influencers para darle visibilidad a sus productos o servicios. Para una marca supone un impacto muy positivo si uno de estos usuarios habla bien de ella o usa alguno de sus productos o servicios en alguna publicación, pero también puede ser un impacto muy negativo si recibe una mala crítica de uno de ellos… Y es que, por eso se les llama “influencers”, porque pueden influir en el futuro de nuestra marca, y mucho.

 

 

Ventajas de usar marketing de influencia

 

  • Debido a su gran número de seguidores y a la gran aceptación que tiene todo lo que comunican, hacer una colaboración con ellos supone aportarle a tu marca una gran visibilidad, credibilidad y como consecuencia de estas dos primeras un aumento considerable de ventas en los productos y servicios que recomiendan o usan.
  • Esto también conlleva un aumento de la reputación de la marca y de su prestigio.
  • Provocamos que se produzcan muchas conversaciones en las redes sobre nuestra marca y sus productos o servicios, creándose un efecto expansivo de la información. Tras la recomendación del influencer los usuarios pueden recomendarlo a su vez a su círculo.

 

Crear una buena estrategia

 

Como en todas las acciones de marketing tradicional es importante crear una buena estrategia y para ello tendremos que tener varios puntos en cuenta:

 

  • Debemos definir el target al que queremos dirigirnos y quién es nuestro público objetivo. A partir de ahí debemos asegurarnos de que los seguidores del influencer con el que trabajemos coinciden con éste. Sino tendremos mucho impacto pero entre un público que no nos interesa tenerlo. Por lo tanto, no debemos fijarnos solo en el número de seguidores sino también en quiénes son y cuáles son sus intereses.
  • El influencer elegido debe coincidir y estar en línea con los valores de nuestra empresa. Tanto él como nosotros nos debemos sentir cómodos con esta relación.
  • Debemos establecer un plan de acciones que nos favorezca. Qué queremos que haga, cómo, cuándo y con qué frecuencia. También es importante transmitirle muy bien el tono del mensaje ya que va a ser nuestro altavoz. Es recomendable que la relación que se establezca sea de continuidad, ya que con una sola acción es muy complicado que consigamos los resultados deseados.
  • Además, debemos medir los resultados tanto en conversiones (aumento de ventas) como en clicks en nuestra web y uso de el hashtag que establezcamos (si es que lo hacemos).

 

 

Por supuesto, debemos tener en cuenta que este tipo de acciones suponen una inversión grande para la empresa, normalmente proporcional al número de seguidores y lo importante que sea el influencer, muchos cuentan con representante e incluso caché. Actualmente, ya no es suficiente regalar nuestro producto y tratar bien a un instagramer para que haga promoción de la marca. Esos tiempos han pasado.

 

Otra buena estrategia es invitarles a la presentación de tus productos, lanzamientos, fiestas, eventos… Los influencers top solo irán a los de las marcas con las que ya tienen una relación, pero existe un segundo nivel que puede ser interesante para tu marca.

 

En general este tipo de marketing está muy aceptado y no nos sentimos atacados como usuarios cuando lo consumimos. Aun así, hay quien opina que este mundillo se ha prostituido un poco desde sus comienzos, ya que se ha pasado de una inocente colaboración a la firma de contratos millonarios. Y que no es oro todo lo que reluce, ya que confiamos en la recomendación de una persona creyendo en su criterio, cuando realmente existe un acuerdo económico detrás. Por lo que nos podemos preguntar, ¿es realmente efectivo el producto que me están recomendando, o le han pagado una pasta por intentar vendérmelo?

 

Pienso que hay que ser inteligente y dejar que los influencers entren en nuestras vidas, pero no dejar que la dominen. ¿No os parece?