Copyright © 2018
Ossido Comunicación

7,500
Resolved Support Cases In Our Friendly Support Forum
15,000
Happy Customers World Wide since December 2000

El arte del Storytelling


Nos pasamos la vida contando historias. Relatamos continuamente tanto lo que hemos vivido personalmente como hechos que nos han contado otras personas y nos han sorprendido, así como historias que se hacen públicas de personas que ni siquiera conocemos pero con las que nos sentimos de alguna forma identificados.

 

Unos tienen más gracia para hacerlo, añadiendo a su narración algún que otro chascarrillo y parándose en cada detalle por diminuto e innecesario que parezca. Otros en cambio, son más de ir al grano, rápidos y concisos.

 

En el mundo digital (sobre todo en las redes sociales), también encontramos esta necesidad tan propia del ser humano de compartir nuestras hazañas, ya sean momentos felices, como de enfado o críticas.

 

Con esta práctica no hacemos otra cosa que buscar una conexión con el receptor, una empatía, que sienta lo que tú has sentido, que te entienda o, que por el contrario, te rebata.

 

El arte de contar una historia o Storytelling es imprescindible tanto en el marketing tradicional como en el digital. Es una forma perfecta para captar la atención de nuestro público, conectar con él, transmitirle lo que somos trasladándole nuestra filosofía de una forma entretenida, amena y, sobre todo, atractiva.

 

 

A través de la narración de una historia podemos conseguir atrapar a nuestro público, pero para ello tenemos que hacerlo bien. Debemos transmitir emociones, experiencias, conseguir que se sienta identificado con nuestra marca y sobre todo llegarle de tal manera que nos mantenga (si puede ser para siempre) en su top of mind.

 

A la hora de sentarnos a plantear este relato debemos tener claras varias cosas:

  • Qué queremos transmitir.
  • Qué reacciones queremos conseguir con esta acción.
  • A quién nos vamos a dirigir.
  • Seguir un esquema clásico de narración: introducción, nudo, desenlace.

 

No te cortes, si tienes algo que contar ¡hazlo!