+34 962 044 291 info@ossido.es
Seleccionar página

Muchos de nosotros acabamos de aterrizar de unas muy merecidas vacaciones de verano. En mi caso en particular, durante tres semanas me ha dado tiempo para desconectar totalmente del trabajo y de la oficina. El problema de unas vacaciones tan largas, es que la vuelta se puede convertir en todo un martirio. Y no hablo solo del primer día, que es duro de narices, sino de los días previos a la incorporación en los que estás más pendiente de que se te acaba lo bueno.

Y es que, la naturaleza humana es así de mezquina. Desperdiciamos el tiempo que nos queda para disfrutar, lamentándonos de que en breve se nos habrá acabado (bonita metáfora de la vida)… Y cuando menos te lo esperas, tu enemigo número uno, el despertador, te avisa de que es tu primer día de trabajo, y vuelta a la rutina. En la oficina, mires donde mires, caras largas, contestaciones secas, apatía, predisposición al enfado y mucha, mucha irritabilidad… Todos ellos, síntomas de la depresión post-vacacional.

No digo yo que el primer día de trabajo, al menos a la hora de levantarte para no llegar tarde al curro, no te dé un poco de bajón, pero de ahí, al problemón que, de unos años a esta parte, se ha montado alrededor de la depresión post-vacacional,  nada que ver. Y es que nos hemos vuelto muy modernos para lo que queremos. Que yo recuerde, ni mi padre, ni mi madre, ni mis abuelos, padecían este tipo de enfermedades… y si les pasaba, pues a callar y a trabajar, que había que traer el pan a casa, para alimentar a cuatro bocas insaciables.

Yo ya llevo una semanita trabajando, y puedo afirmar que la depresión post-vacacional no me ha afectado, pero no porque me considere mejor o más fuerte que los demás, sino porque el trabajo manda, y parece que todos nuestros clientes se han puesto de acuerdo para pedirlo todo a la vez… Con ese panorama, a ver quién es el guapo que se queja de la depresión post-vacacional….

Ha sido llegar, y besar el santo. Que si un catálogo  de producto por aquí, que si una tienda online por allá, una sesión de fotos, un vídeo corporativo, y una exposición… Todos a la vez y para ayer… Lo de siempre, vamos!

Afortunadamente, en una semanita ya lo hemos puesto todo al sitio, y los timmings de estos, y otros trabajos, ya están preparados y enviados a los clientes para su supervisión. En el momento que nos den el OK, ponemos la maquinaria en marcha… y a trabajar!!!

Así que, visto lo visto, ¿quién tiene tiempo para lamentarse de que se han acabado las vacaciones? Yo no, desde luego.