+34 962 044 291 info@ossido.es
Seleccionar página

Que las bolsas de plástico tienen los días contados no es ningún secreto. Diariamente, en los medios y en nuestro día a día, se nos alecciona de que debemos buscar una alternativa a este material que tantos problemas está ocasionando a nuestro planeta no solo por la mala gestión en su reciclaje, sino también por el tiempo que tarda en descomponerse.

Según un informe de Greenpeace, sobre unos 8 millones de toneladas de plástico acaban en los mares y océanos anualmente, formando del 60 al 80% de basura marina, en su mayoría en forma de fragmentos de plástico con un tamaño inferior a 5 mm (microplásticos). Se estima que en 2020, se superarán los 500 millones de toneladas anuales.

Por eso, y para ayudar a la versión A de nuestro planeta (porque no tendremos versión B), muchos de nosotros estamos dejando las bolsas de plástico a un lado, y las estamos sustituyendo por el papel o por la tela. Ya no es sorprendente ir a la frutería y la verdulería con bolsas de tela para poner los melocotones, los tomates y los plátanos. O llevar tu propia bolsa de tela para tus compras.

Pero con el cada vez mayor uso de bolsas de tela, ha aparecido un gremio de artesanos y artesanas que hacen verdaderas virguerías para lucirlas en cualquier ocasión. Mochilas, bolsas con asas cortas, con asas largas y muchas otras clases para utilizar según nuestras necesidades, pero con un toque muy personal y con telas que son una verdadera maravilla.

El liso ha pasado a la historia, las telas de este tipo de productos, cuanto más coloridas y extravagantes, mejor. Adiós al aburrimiento de ir a comprar al mercado. Y es que, el estilo debe estar presente en cualquier momento del día, ¿no os parece?

Yo las conocí en una feria artesana, y fue amor a primera vista. Me las hubiera llevado todas a casa, pero con este tipo de productos, es mejor dosificarse. Después las perdí la pista, y cuál fue mi sorpresa al volver a encontrarme con ellas en una de mis librerías favoritas. Y como no, la tentación fue más fuerte, y cayó otra…

Son cómodas, bonitas y si se ensucian, a la lavadora, y listas otra vez. Es una solución muy interesante y muy cool como alternativa al plástico. Así que desde OSSIDO te animamos a que te compres una y la utilices en tu día a día. Porque cuando las pruebes no podrás separarte de ellas.